ESTOS SON ‘NUESTROS PODERES’

Alajú continua siendo el Santuario del Alano

El perro alano es un perro de alcance (con aptitudes corredoras) capaz de hacer presa, es decir, se trata de una raza que históricamente se seleccionó, principalmente por la nobleza castellana del bajo medievo y renacimiento, como perro de caza mayor.  El tipo del alano se corresponde con un perro sublongilíneo, pies de liebre, al menos, en el tercio posterior, grupa derribada y lomo potente, de línea dorso lumbar ascendente como perro galopador que es, cuartillas largas, cabeza con talle de congrio, de extremidades largas y derechas (que corra el aire debajo del vientre), ojillos rasgados, seco de labio, vientre retraído y, sobre todo, mordida en tijera o muy ajustada, nunca perros prognatos con cráneos circulares y globosos, llenos de pliegues o con exceso de piel, tampoco animales con cráneos lupoides. Retomamos la frase del Cardenal Cisneros a sus opositores, aquí relatamos nuestros poderes de selección. Ejemplares cañón. Armamento en medios y metodología.

Líneas de sangre en pureza

Busque animales galopadores que cambien del paso al galope directamente, no, trotadores. El alano debe ser un animal duro, con temperamento,  indolentes y sufridos, de manejo más o menos temperamental precisamente porque estas aptitudes son necesarias en la caza mayor. En fin, si desea conocer de verdad lo que es un alano, le animo fijarse en perros como Alajú Godo o Alajú Puyas-Goti; Kin, Chata, Vándalo, entre otros, cuyas fotografías tiene a su disposición en ésta nuestra web. Asimismo, aquí podrá encontrar diversos artículos junto a otros documentos relativos a líneas genéticas y particularidades poco conocidas de la raza y que son lo suficientemente descriptivos de lo que es, lo que debe ser el alano y de lo que ha representado a lo largo de la historia.

Medios de selección

Una aproximación seria a la raza también debe disponer de medios adecuados y recursos genéticos incontestables. El conocimiento de la raza, por investigación y por desarrollo técnico. Nuestra experiencia en la crianza (1500 cachorros registrados). Nuestras instalaciones, un núcleo zoológico especializado en perros autóctonos donde se practica la cinofilia del entusiasmo. Con una docena de reproductores Alanos Españoles legítimos testados funcionalmente y con certificados veterinarios libre de displasia. Con más de veinte perros jóvenes en campo (machos y algunas hembras), depositados en rehalas de confianza, haciendo méritos, cosechando cicatrices con jabalíes y venados. Inscripción de reproductores en la Real Sociedad Canina de España. Nuestro coso de tientas creado en 2009 en nuestro campo de entrenamiento (seis hectáreas dedicadas a ver trabajar nuestros perros).

Líderes en las tendencias de cría de la raza

La selección exigente del Alano español requiere medios y claridad de objetivos. Por ello, no alcanza resultados quien quiere, sino quien puede. La cantidad de producción de cachorros orientada a la funcionalidad también es un arma de selección excelente, porque –en palabras de Manuel Contera muchas veces repetidas: la calidad sale de la cantidad. Abiertos a los aficionados de toda España, a los monteros, a los rehaleros y a los medios de comunicación. Irrumpimos con nuestras opiniones en 2007 y continuamos velando en medios públicos nacionales e internacionales por la divinidad y pureza sin faltas de nuestra raza.

Santuario de la raza

La primera obligación de un criador es la conservación de las líneas genuinas, con rechazo de los perros cruzados y sospechosos. Ha habido un colectivo de personas no autorizadas criando perros sin tipismo ni calidad individual en los últimos años. Ya se sabe que la cría colectiva en las asociaciones ya conocidas, como Ancae o Sefca, está devaluada y ha constituido un neto fracaso en orden cultural, social y racial. Aspiramos a que Alajú continúe siendo el referente nacional en la raza genuina, que recuperamos en los años ochenta y noventa, y que nuestras líneas de sangre constituyan el ‘Santuario’ y conservatorio nacional de la raza del perro Alano español en estos años de trabajos dedicados.

Garantías 100 %

Hoy sólo podemos garantizar que alguien compra Alanos legítimos si llevan el sello y registro Alajú porque nosotros sí sabemos lo que criamos y de dónde proviene. Garantía sanitaria, por supuesto, ya que criamos bajo estricto control veterinario. Además damos pliego de garantías por el que si el animal desarrolla algún defecto vinculado a su genética (displasia, prognatismo...) o de comportamiento y caza -durante doce meses- se lo cambiamos por otro o le devolvemos su dinero. Esto no lo hace nadie en España porque la mayoría de los criadores crían por negocio y no por afición o placer como nosotros.

Volver a la página principal